<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Qué hacer ante 1 crisis de ansiedad


Si has tenido momentos de un exceso de trabajo o has pasado por una época plagada de exámenes, es probable que hayas experimentado una crisis de ansiedad. «Es una respuesta repentina de miedo o malestar intenso», explica la Guía de Primeros Auxilios SAMUR-Protección Civil.
«Hay problemas físicos que pueden desencadenarla (hipertiroidismo, consumo del alcohol o drogas, etc.) pero lo más habitual es que este tipo de episodios se asocien a causas de índole psicológica, como el estrés», explica Sanitas. «También hay que considerar el hecho de que la crisis de ansiedad puede ser síntoma de un trastorno mental, como agorafobia, fobia social y otros tipos de fobias».
Es entonces cuando la víctima siente que se ahoga, que algo le oprime el pecho, que suda en exceso o las pulsaciones se le disparan. Si ves que un amigo, familiar o cualquier persona sufre una crisis así, sigue los siguientes pasos.
Aísla a la víctima e intenta que se relaje con respiraciones calmadas y sucesivas, tomando el aire por la nariz y expulsándolo por la boca, tal y como indica SAMUR-Protección Civil. Si tiene una bolsa, lo mejor será que respire dentro de ella.
Habla con ella de forma pausada y relajada, procuando no alterarla más. Lo más importante es que su nivel de nerviosismo se vaya reduciendo. Valore la rapidez de su pulso, número de respiraciones y dolor.
Y lo más importante: mantén la calma. El vital que la víctima se relaje. Para ello, intenta averiguar qué le ha ocurrido y llama a Emergencias 112.
Nunca le des de beber café, bebidas de cola, chocolate, té, bebidas energéticas o cualquier otro líquido similar que pueda aportar excitantes al organismo.
Desde Sanitas indican que, «cuando el estrés ha sido el desencadenante de la crisis», se pueden adquirir una serie de hábitos saludables que ayuden a prevenir nuevos episodios. Cuando una crisis de ansiedad se genera por este motivo, no hay tratamiento, pero actividades como el ejercicio físico ayudan a relajarse y descargar el estrés acumulado.

Cómo afrontar una crisis de ansiedad