<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

¿Terapia hormonal y cáncer de próstata?

Administrar terapia hormonal a los hombres con cáncer de próstata que también sufren de ciertos problemas cardíacos podría aumentar sus probabilidades de morir de una causa relacionada con el corazón, sugiere un estudio reciente.
El tratamiento en cuestión se conoce como terapia de privación de andrógenos (TPA). Se usa en el cáncer de próstata para reducir los niveles de las hormonas masculinas con el fin de prevenir el crecimiento de las células cancerosas, según el estudio. Y en la investigación actual, esa terapia hormonal se vinculó con un riesgo tres veces más alto de muerte relacionada con el corazón en los hombres con insuficiencia cardíaca o que habían sufrido antes un ataque cardiaco, encontraron los investigadores.
"La TPA es un pilar de la terapia contra el cáncer de próstata, pero quizá no sea la mejor opción para todos los hombres", señaló el investigador líder, David Ziehr, estudiante de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston.
Entre los hombres con insuficiencia cardíaca o un ataque cardíaco anterior, la TPA se asoció con un aumento en el riesgo absoluto de muerte por enfermedad cardíaca de un 5 por ciento en cinco años, apuntó Ziehr.
"La causa de muerte más común entre los hombres con cáncer de próstata es la enfermedad cardíaca, y los pacientes y médicos deben asegurar que los tratamientos y las opciones de estilo de vida se armonicen para mejorar la salud general de los hombres", planteó.
Pero hay evidencia de que la terapia hormonal ayuda a muchos hombres con cáncer de próstata. "Cuando se receta la TPA para el cáncer de próstata, los médicos deben tomar en cuenta la salud cardíaca de sus pacientes", enfatizó Ziehr.
También es importante anotar que aunque el estudio halló un vínculo entre la TPA y las muertes relacionadas con el corazón en ciertos pacientes, el estudio actual no se diseñó para probar que la terapia hormonal fuera la causa directa del aumento de las muertes.
Para el estudio, Ziehr y sus colaboradores recolectaron datos sobre más de 5,000 hombres tratados por cáncer de próstata. De esos hombres, el 30 por ciento fueron tratados con terapia hormonal, según el estudio.
Durante un seguimiento promedio de casi cinco años, el equipo de Ziehr halló que los hombres tratados con terapia hormonal que tenían insuficiencia cardíaca o que habían sufrido un ataque cardíaco anteriormente eran más propensos a morir de una causa relacionada con el corazón que los hombres similares a los que no se administró la TPA (el 7 frente al 2 por ciento).
Ziehr comentó que según esos hallazgos, administrar la terapia hormonal a 20 hombres con insuficiencia cardíaca o antecedentes de un ataque cardíaco podría resultar en una muerte relacionada con el corazón.
Pero los investigadores no hallaron ningún vínculo significativo entre la TPA y las muertes relacionadas con el corazón entre los hombres que no tenían una enfermedad cardíaca ni entre los hombres con diabetes, hipertensión o colesterol alto.
El Dr. Gregg Fonarow, profesor de cardiología de la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California, en Los Ángeles, señaló que en general los beneficios de la terapia hormonal parecen superar a los riesgos.
"Aunque algunos estudios han sugerido que la TPA podría asociarse con un mayor riesgo de problemas relacionados con el corazón, un análisis de ensayos aleatorizados no encontró evidencia sobre un exceso de muertes cardíacas", apuntó.
Este nuevo estudio tampoco halló un exceso de riesgo asociado con la TPA en la mayoría de pacientes estudiados, con la excepción de un pequeño subgrupo con insuficiencia cardiaca preexistente o un ataque cardiaco anterior, comentó Fonarow. "Pero esos hallazgos tuvieron una significación estadística marginal", dijo.
"Aunque la mayor parte de los datos reafirman que los beneficios superan a los riesgos potenciales, se necesitan más estudios para determinar si algún grupo específico de pacientes está en un mayor riesgo por el uso de la TPA", planteó Fonarow.