<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

ACONTECIMIENTO: En España se logra trasplantar un aparato digestivo completo

Un Día Como Hoy, 6 de febrero pero del año 2003; en el Hospital de La Paz (de Madrid), un equipo médico logra trasplantar un aparato digestivo completo (estómago, duodeno, intestino delgado, páncrease hígado) además de un riñón a una adolescente de 16 años que padecía pseudo-obstrucción idiopática crónica.


Una adolescente de 16 años se ha convertido en la primera persona en España en recibir un trasplante de cinco órganos del aparato digestivo (estómago, duodeno, intestino delgado, páncreas e hígado), así como un riñón. 

Un equipo conjunto de los hospitales La Paz y Ramón y Cajal, de Madrid, ha operado a la joven, que ofrece "signos" positivos de que los injertos funcionan. La trasplantada padecía una enfermedad rara y de muy escasa prevalencia que la obligaba a alimentarse por vía intravenosa.

Los médicos se mostraron ayer muy prudentes, y adujeron que el éxito de la intervención se demostrará cuando la chica tolere sin problemas los alimentos a través de una sonda. De hecho, ya ha empezado a nutrirse a través de esta vía, pero aún de forma muy incipiente. Con todo, es una incógnita saber cuando podrá comer por sí sola. "Nadie lo sabe", sentenciaron. No en vano, este tipo de enfermos desarrollan reflejos que asocian la comida con reacciones adversas del sistema digestivo.

El mayor riesgo de la operación, aunque compleja desde un punto de vista técnico, estriba en el peligro de que se produzcan infecciones o rechazo, según dijo el jefe de la Unidad de Trasplantes Digestivos Infantiles de La Paz, Manuel López Santamarina.

Todos los órganos procedían de un mismo donante de diez años. La muchacha padecía una enfermedad muscular que impide que los alimentos circulen por el tubo digestivo. La pseudo-obstrucción idiopática crónica intestinal, que así se llama la dolencia, se manifestó en la paciente a una edad muy temprana, concretamente a los tres años. Desde 1988, la niña tenía que alimentarse por vía intravenosa, después de que la nutrición a través de un orificio en la pared del abdomen dejara de ser posible.