<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Aire contaminado podría vincularse con más altas de enfermedad renal


La contaminación del aire podría vincularse con unas tasas más altas de enfermedad renal, sugiere una investigación reciente.
Un estudio de la Universidad de Michigan encontró que la prevalencia de enfermedad renal era más alta en las áreas de Estados Unidos con un aire de peor calidad.
"Si la contaminación atmosférica es un factor de riesgo de [la enfermedad renal], es probable que el impacto sea incluso mayor en los países donde los niveles de contaminación son mucho más altos que en Estados Unidos", advirtió en un comunicado de prensa de la Sociedad Americana de Nefrología (American Society of Nephrology) la autora del estudio, Jennifer Bragg-Gresham, de la Universidad de Michigan.
Las tasas de enfermedad renal crónica varían en gran medida por todo Estados Unidos, apuntaron los investigadores. Los factores de riesgo de los pacientes no explican esas diferencias del todo, anotaron.
Para investigar si la calidad del aire podría tener un efecto sobre la prevalencia de la enfermedad renal, los autores del estudio examinaron información de Medicare de 2010 sobre 1.1 millones de estadounidenses. También analizaron datos recopilados por la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. sobre la calidad del aire en todos los condados de Estados Unidos.
Tras tomar en cuenta los factores de riesgo individuales (como la edad, la hipertensión y la diabetes), los investigadores hallaron una asociación entre las tasas de enfermedad renal crónica y el nivel de un tipo de contaminación del aire conocida como materia particulada en los condados de EE. UU. Pero no probaron un vínculo causal.
El estudio, que fue presentado el sábado en la reunión anual de la Sociedad Americana de Nefrología en Filadelfia, mostró que la prevalencia de la enfermedad renal era más alta incluso cuando los niveles de contaminación eran mucho más bajos de lo que en general se considera como malsano para las personas mayores y otros grupos de alto riesgo.