<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

No te olvides de Caminar; Ayuda a la fertilidad


En la actualidad, la mujer tiene cada vez más actividades y responsabilidades tanto personales, del hogar y del trabajo, por lo que tienen menos espacio para dedicarse a ellas. 
Sin embargo, desconocen que caminar tres veces por semana ayudaría a la fertilidad.

Según los especialistas, andar, entre 30 y 40 minutos, facilita la producción de endorfinas y mejora la activación del sistema nervioso y endocrino. Estos son aspectos básicos para una buena respuesta en un tratamiento de fertilidad. También tiene una gran eficacia en los sistemas funcionales, reduce el nivel de estrés y mejora el estado de ánimo en la depresión.

A nivel estructural, el ejercicio favorece al sistema cardiovascular e incide en la sexualidad, ya que nos ayuda y acompaña en la fertilidad. Asimismo, favorece a la movilidad del sacro, la cadera y los músculos de las piernas. Esta multiplicidad de factores permite movilizar la función del intestino, el útero y la vagina.

Salir a caminar en las primeras horas de la mañana mejora también la calidad del sueño. Se debe recordar que dormir es muy reparador y activo a nivel celular, ya que nos permite afrontar mejorar las dificultades y revitalizarnos.

Sobre el tema, el Dr. Juan Yaranga Abregu, especialista en Reproducción Humana de la Clínica Procrear, comenta que las personas con obesidad tienen mayores problemas con la fertilidad, por ello es necesario realizar actividades físicas para mantener un peso adecuado. Agrega que hacer ejercicios también mejora la osteoporosis y algunos tipos de cáncer.


DATOS:

El ejercicio físico aumenta la resistencia física y la masa ósea, así como ayuda al control del peso corporal y la reducción de algún problema cardiovascular.

El ejercicio moderado mejora la morfología ovárica en mujeres que sufren el síndrome de ovario poliquístico, reduce el volumen ovárico y disminuye el número de folículos poliquísticos.