<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Tabaquismo adolescente aumenta riesgo de calambres menstruales severos

Se sabe que el uso de tabaco restringe el flujo sanguíneo.
 Las mujeres que comenzaron a fumar a una edad temprana podrían estar en un mayor riesgo de dolor menstrual crónico severo, sugiere un estudio reciente.
Alrededor del 29 por ciento de las mujeres experimentan un dolor menstrual severo. Aunque se ha sospechado que fumar es un factor de riesgo del dolor menstrual severo, la evidencia no ha sido concluyente, apuntaron los autores del nuevo estudio.
Los investigadores analizaron datos de 9,000 mujeres que participaban en un estudio a largo plazo sobre la salud de las mujeres, en Australia. Alrededor del 14 por ciento de las mujeres tenían un dolor menstrual crónico severo.
Las fumadoras actuales que ya habían comenzado a fumar los 13 años de edad eran más propensas a sufrir un dolor menstrual crónico severo, al igual que las mujeres desempleadas, las que comenzaron a tener sus periodos a una edad más temprana, las que eran obesas y las que hablaban un idioma europeo en casa.
Cuando los investigadores tomaron en cuenta otros factores, concluyeron que las fumadoras actuales que ya habían comenzado a fumar a los 13 años de edad tenían un 60 por ciento más de probabilidades de sufrir un dolor menstrual crónico severo que las no fumadoras.


El Dr. Jong Hu, de la Universidad de Queensland en Brisbane, Australia, y sus colaboradores apuntaron en un comunicado de prensa de la revista que dado que se trató de un estudio observacional, no se pueden sacar conclusiones definitivas sobre la causa y el efecto. Pero la asociación tiene explicaciones posibles, sugirieron los autores.
Se sabe que fumar reduce el flujo sanguíneo en las arterias, lo que podría provocar un dolor menstrual severo, según los investigadores. También dijeron que fumar podría afectar a las hormonas que tienen que ver con la menstruación.