<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Hormonas sexuales: Estas son las sustancias ‘culpables’ de los efectos del amor

Los pensamientos o acciones que realizamos durante el enamoramiento son producidos por una mezcla de sustancias en el cerebro.
Si eres de los que piensa que el amor tiene que ver con el corazón o que surge porque Cupido nos flechó, pues  resulta que ninguno de estas razones son las 'culpables' de que uno sienta gusto por alguien especial.  
Lo cierto es que todos esos pensamientos o acciones que realizamos durante el enamoramiento son producidos por una mezcla de sustancias en el cerebro, de manera que el amor poco tiene que ver con dichas tesis  sobre las sensaciones  en el cuerpo cuando se está  al lado de la persona amada.  
En este sentido, se ha hecho una recopilación de las sustancias que, cuando se producen en nuestro organismo y en el de esa persona especial, pueden provocar el efecto del amor:
Oxitocina. Mejor conocida como la hormona del amor, ésta nos incita a socializar y tener una pareja de por vida, aunque también desempeña un papel importante en el rol de la maternidad y algunos procesos fisiológicos como el parto y la lactancia.
Endorfinas. Éstas se liberan cuando contemplamos a la persona amada; son capaces de elevar el ánimo a pesar de las situaciones en las que te encuentres.
Feniletilamina. Según Jorge Blaschke, es la responsable de esa sonrisa tonta sin sentido que soltamos cuando se acerca a nosotros la persona que nos ha enamorado. Es un compuesto orgánico de la familia de las anfetaminas.
Acetilona. Es la sustancia que segregamos los humanos pero que también los hacen todos los demás animales cuando se encuentran en celo. La acetilona aumenta la percepción de nuestras sensaciones externas y es la responsable de cierta excitación en los órganos sexuales.
Endovalium. Libera nuestra fantasía e imaginación, permitiéndonos que nos figuremos con nuestra amante en toda clase de situaciones románticas o sexuales.
Adrenalina. Es la encargada de estimularnos y agudizar nuestros sentidos. Junto con la acetilona y el Endvalium provoca que el corazón bombee más sangre y que esa sangre produzca una vasodilatación en el interior del pene y, en consecuencia, una erección.
Gonadotropinas. Se producen durante una relación sexual. Actúa el hipotálamo, una de las partes de nuestro cerebro que produce la hormona liberadora de gonadrotropinas, la cual estimula la secreción de las hormonas hipofisiotrópicas que se producen en las gónadas.