<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Leucemia y Obesidad; Mal pronóstico en niños

El exceso de peso se vinculó con un riesgo dos veces más grande de que sigan habiendo células cancerosas tras la quimioterapia.

La obesidad podría cambiar el modo en que los jóvenes reaccionan a la quimioterapia realizada para la leucemia linfoblástica aguda, según una nueva investigación.
El estudio mostró que la obesidad hizo que las personas jóvenes tuvieran más del doble de probabilidades de que siguieran quedando células con leucemia. Eso les pone en un riesgo mayor de que el cáncer regrese y de muerte, señalaron los investigadores.
Los hallazgos podrían explicar por qué a las personas jóvenes obesas les va peor en la quimioterapia inicial (llamada terapia de inducción) que a sus iguales que no son obesos.
"La quimioterapia de inducción aporta las mejores probabilidades de remisión o de cura para un paciente", afirmó el investigador principal, el Dr. Steven Mittelman, del Instituto de Investigación Saban del Hospital Pediátrico de Los Ángeles, en un comunicado de prensa del hospital. "Nuestros hallazgos indican que la obesidad de un paciente afecta de forma negativa a la capacidad de la quimioterapia de matar las células con leucemia, lo que reduce las probabilidades de sobrevivir".
Pero el presente estudio solamente se diseñó para encontrar una conexión entre la obesidad previa al tratamiento y el hecho de que sigan habiendo células cancerosas. No se diseñó para demostrar que la obesidad fuera la causa definitiva de los peores resultados.
Para realizar el estudio, los investigadores se centraron en casi 200 pacientes de entre 1 y 21 años de edad. Aproximadamente una tercera parte tenían sobrepeso u obesidad, tal y como los definen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.
Los investigadores hallaron que los que tenían la llamada "enfermedad residual mínima" (células con leucemia que pueden detectarse mediante métodos sensibles) tenía más probabilidades de obtener unos peores resultados entre los 2 y los 5 años siguientes. Los pacientes que eran obesos y tenían una enfermedad residual mínima obtuvieron los peores resultados del estudio.
"Además del aumento de las probabilidades de un paciente de sufrir una enfermedad persistente tras el tratamiento, la obesidad parece añadir un factor de riesgo que cambia la interacción entre la quimioterapia y las células con leucemia residual", dijo otro investigador principal del estudio, el Dr. Hisham Abdel-Azim, del Instituto de Investigación Saban, en el comunicado de prensa.
Aumentar de peso durante el primer mes de tratamiento no pareció empeorar los resultados, halló el estudio.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: Children's Hospital Los Angeles, news release,
HealthDay