<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Para ayudar a tu corazón, reduce tu estrés: algunos consejos

●El estrés se ha vinculado a un amplio rango de aspectos de la salud: el ánimo, el sueño el apetito e incluso la enfermedad cardiaca.

● Hacer ejercicio libera químicos que promueven el buen ánimo: son las endorfinas.

● Reír disminuye los niveles de hormonas del estrés, reduce la inflamación en las arterias y aumenta los niveles de colesterol bueno.

La tensión constante derivada de los atascos diarios de tráfico, un matrimonio infeliz o la sobrecarga laboral, puede tener efectos físicos reales sobre el organismo. El estrés se ha vinculado a un amplio rango de aspectos de la salud que incluyen al estado de ánimo, el sueño y los problemas de apetito y sí, incluso a la enfermedad cardiaca.

La relación entre estrés crónico y enfermedad cardiaca no está bien definida. "El estrés hace que algunas personas actúen de forma que aumenta su riesgo de enfermedad cardiaca", señala el doctor Deepak Bhatt, director del Programa Integrado de Intervención Cardiovascular del Hospital Brigham y de la Mujer de Boston (Estados Unidos) en el blog de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard.

Romper la relación supone tanto aprender a combatir el estrés como controlar los hábitos que no son saludables. Estos cinco consejos que señalan desde el blog de la institución médica americana pueden contribuir a ello:

●Mantenerse positivo: se ha descubierto que reír disminuye los niveles de hormonas del estrés, reduce la inflamación en las arterias y aumenta los niveles de colesterol bueno (HDL).

●Meditar: esta práctica de pensamiento enfocado hacia uno mismo y de respiración profunda reduce los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca como la hipertensión. El yoga puede también relajar la mente y el cuerpo.

●Realizar ejercicio: cada vez que nos encontramos físicamente activos, ya sea dando un paseo o jugando al tenis, el cuerpo libera químicos que promueven el buen ánimo y que se denominan endorfinas. El ejercicio no sólo libera del estrés sino que también protege frente a la enfermedad cardiaca al reducir la presión sanguínea, fortalecer el músculo cardiaco y ayudar a mantener un peso saludable.

●Desconectar: es imposible escapar del estrés cuando te sigue a todas partes. Hay que evitar los correos electrónicos y las noticias de televisión. Mejor tomarse cada día un momento, incluso si sólo son 10 o 15 minutos, para escapar del mundo.

●Descubrir vías propias para soportar el estrés: cosas simples como un baño templado, escuchar música o pasar tiempo realizando una afición pueden proporcionar ese descanso tan necesario para superar los aspectos más estresantes del día a día.

Controlar el estrés es un cambio en el estilo de vida que puede ayudar a reducir la presión sanguínea. Cuando la presión sanguínea es alta el corazón trabaja en exceso para bombear sangre a todo el organismo. Este trabajo extra puede dar lugar a un debilitamiento del músculo cardiaco y a un posible daño orgánico con el paso del tiempo.

Un estilo de vida saludable en el que no se fume, se pierda el peso que sobra, se tomen alimentos ricos en nutrientes y se realice ejercicio de forma regular es la base para prevenir y tratar la hipertensión.

Fuente