<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

La mayoría de personas tomarían medidas si tuvieran riesgo genético de una enfermedad


El hallazgo muestra que los riesgos de las enfermedades se están tratando como las enfermedades en sí, señala una investigadora.
Muchos estadounidenses tomarían algún tipo de medida si se enteraran de que tienen un riesgo genético de una enfermedad, aunque en realidad no estén enfermos, halla un estudio reciente.
En una encuesta nacional, se pidió a adultos que se imaginaran que tenían un riesgo genético de enfermedad cardíaca, cáncer de colon o de Alzheimer. A cada participante se le asignó un nivel de riesgo de entre un 20 y un 80 por ciento.
Mientras más alto era el nivel de riesgo, más decían las personas que tomarían medidas, como aprender más sobre la enfermedad, tomar medicamentos o hacerse cirugías para reducir el riesgo, consultar a los familiares, poner sus finanzas en orden o participar en eventos comunitarios y políticos.
Los hallazgos muestran el impacto que la información genética puede tener en las personas, sobre todo en las que están sanas, anotaron los investigadores.
"Los científicos sociales han planteado que ahora tratamos al riesgo como si fuera una enfermedad, y estos resultados proveen una evidencia firme de esa afirmación", aseguró la coautora Rene Almeling, profesora asistente de sociología de la Universidad de Yale, en un comunicado de prensa de la universidad.
"Es extremadamente importante que los científicos sociales y los profesionales clínicos comprendan la forma en que las personas responden a estas cifras de riesgo, y la forma en que se usan para tomar importantes decisiones vitales", planteó.
"Estudios como este pueden ayudar a los proveedores de atención sanitaria a ofrecer la información genética con suficiente contexto como para asegurar que las personas tomen las decisiones que más les convengan", concluyó Almeling.
El estudio aparece en la  revista Journal of Health and Social Behavior.