<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Niveles altos de testosterona en deportistas no interfiere en resultados de sus competencias

Unos niveles más altos de testosterona durante una competición no mejoran las probabilidades de un deportista de obtener la victoria, halla un estudio reciente.

"Muchas personas en la literatura científica y en la cultura popular creen que la testosterona fomenta la victoria", señaló en un comunicado de prensa de la Universidad de Emory Kathleen Casto, estudiante de postgrado en psicología de la universidad, en Atlanta.
"Pero en este estudio encontramos un aumento en la testosterona durante una carrera independientemente de lo que los deportistas tardaran en terminar. De hecho, uno de los corredores con los mayores aumentos en la testosterona terminó con uno de los tiempos más lentos", comentó.
Casto y sus colaboradores midieron los niveles de testosterona en la saliva de hombres y mujeres que eran corredores universitarios a campo traviesa antes de una carrera, después del calentamiento y al final de la carrera. También revisaron los niveles de cortisol, una hormona relacionada con el estrés.
Los niveles de testosterona aumentaron durante el calentamiento, pero los niveles de cortisol no. Como se anticipaba, los corredores tenían unos niveles más altos de testosterona y cortisol durante la carrera. Pero ninguna de las dos hormonas se relacionó con el tiempo hasta la meta.
"Es sorprendente que no solo la competición en sí, independientemente del resultado, aumente de manera sustancial la testosterona, sino también que la testosterona comience a aumentar antes de que la competición ni siquiera comience, mucho antes de que el estatus de ganador o perdedor resulte determinado", comentó Casto.
El estudio aparece en una edición reciente de la revista International Journal of Exercise Science.
Investigaciones anteriores han vinculado unos niveles diarios más altos de testosterona con fuerza y potencia a largo plazo, lo que incluye unos puestos de más autoridad en las empresas.
"Aunque los aumentos a corto plazo de testosterona en la competición se han asociado con el hecho de ganar, quizá en vez de eso sean indicadores de una fortaleza psicológica para la competición, el impulso de ganar", planteó Casto.