<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Subir escaleras mejora nuestro corazón

Es un ejercicio efectivo de fuerza que, además de fortalecer nuestras piernas, también nos ayuda a combatir el cansancio a la hora de realizar otras acciones cotidianas como agacharnos.



Subir escaleras mejora nuestro corazón y además nos ayuda a perder peso, porque subir escaleras es una de las formas más eficaces de quemar calorías. Una sencilla práctica que podemos ir incorporando a nuestra rutina diaria para que no nos resulte demasiado agotadora.

Al igual que andar es uno de los ejercicios más naturales, subir y bajar escaleras es una acción cotidiana en la que, prácticamente sin reparar en ello, podernos encontrar una serie de beneficios para mejorar nuestra condición física, con la particularidad de que se consumen dos veces más calorías que caminando.

Mantener una vida activa y evitar el sedentarismo es invertir en salud. Por falta de tiempo o, simplemente, por pereza, no siempre le prestamos la debida atención a la práctica de ejercicio físico. No se trata de practicar deporte de manera intensa, sino de hacerlo de manera regular y adaptando la actividad a nuestras condiciones físicas.

Algo tan cotidiano y sencillo como andar es beneficioso para la salud, y de igual manera lo es el subir y bajar escaleras. Acostumbrarnos a hacerlo es una forma fácil de incorporar la actividad física a nuestra vida, al tiempo que nos reportará, entre otros beneficios, el mejorar nuestra condición física, ayudar a fortalecer los músculos y articulaciones (mejorar el tono muscular) y a proteger nuestro corazón y vasos sanguíneos.

Y es que hay más motivos para subir un tramo de escaleras en lugar de coger el ascensor, porque este ejercicio mejora la circulación sanguínea, ayuda a mantener la presión arterial (hipertensión), a controlar la diabetes y a mejora la resistencia cardiopulmonar.


Subir y bajar escaleras es un ejercicio efectivo de fuerza que, además de fortalecer nuestras piernas, también nos ayuda a combatir el cansancio a la hora de realizar otras acciones cotidianas como agacharnos, coger cosas del sueño o permanecer en la misma posición durante un periodo largo de tiempo.

Quemar más calorías

Tal y como hemos señalado, subir escaleras es uno de los ejercicios que más calorías quema, así que subir peldaños –ya sea en casa, en el trabajo o en los lugares de ocio- es una ayuda para perder o mantener nuestro peso, sobre todo si tenemos en cuenta que los estudios médicos realizados han constatado que se queman hasta dos veces más calorías que caminando.
Un ejercicio aeróbico sencillo y en cuyos beneficios también se ha fijado hasta la Agencia Pública de Salud de Canadá que, a través de su página web, permite calcular el número de calorías gastadas en función el peso y los peldaños que se hayan subido.

Otra buena razón para usar las escaleras es que ayuda a tonificar, reafirmar y eliminar la celulitis, así como a prevenir las incómodas varices.

Para sacarle el máximo beneficio, se recomienda subir escaleras todos los días, adaptando la actividad a nuestra forma física. Si estamos cansados, conviene reducir la intensidad y, si es necesario, pararse cada treinta segundos, acompasando la respiración.

A la hora de subir las escaleras, mejor hacerlo en posición erguida, evitando inclinarnos o curvar demasiado la espalda, y concentrándonos en las piernas y en la flexión del pie.

Fuente: EllaHoy