<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Un Día como Hoy Nació; Carlos Jiménez Díaz. Médico español. Ganador del Premio Extraordinario de la Licenciatura.

Un Día como Hoy Nació; Carlos Jiménez Díaz el 9 de febrero pero del año 1898.

Fue un médico español.


Realizó sus estudios de bachillerato en el Instituto San Isidro de Madrid donde su expediente académico se considera uno de los mejores. Al terminar dichos estudios decide estudiar medicina en la Facultad de Medicina de San Carlos donde encuentra su instrucción poco satisfactoria por lo que decide sólo acudir a las clases de Santiago Ramón y Cajal en Histología e Histoquímica normal y Anatomía patológica en la Universidad Central de Madrid hoy Universidad Complutense de Madrid, de Teófilo Hernando Ortega en terapéutica en las salas del Hospital Clínico San Carlos y de Juan de Azúa Suárez en dermatología en el Hospital Provincial de Madrid y a aprender el resto en los libros y revistas de la biblioteca.



A mediados del año 1919 concluye la carrera con el Premio Extraordinario de la Licenciatura y ese mismo verano, mientras trabajaba como médico de baños en el desaparecido balneario La Fuente del Toro en El Molar, hace su tesis doctoral basándose en estudios experimentales llevados a cabo con el profesor Fernando Enríquez de Salamanca y Danvila y la titula "Factores esenciales de la dieta y el crecimiento" . 



Fuente Carlos Jiménez Díaz de Juan de Ávalos y Taborda(1969) en la Plaza de Cristo Rey, entre la Clínica de la Concepción (Fundación de Jiménez Díaz) y el Hospital Clínico de San Carlos.

El 20 de febrero de 1920 comenzaron las oposiciones a la Cátedra de Patología Médica de Barcelona y Valladolid con la presencia de ocho aspirantes: Pablo Ferrer Piera (el favorito por ser médico de Alejandro Lerroux), Carlos Jiménez Díaz, Enrique Nogueras Coronas, Francisco Ferrer Solervicens, Misael Bañuelos, Sánchez Salcedo, Vicente Gaite y Ferret Obrador. El 3 de marzo de 1920 obtuvieron plaza por unanimidad Pablo Ferrer Piera (que escogió Barcelona) y Misael Bañuelos (que escogió, por defecto, Valladolid). Esta decisión, por considerarse sesgada, generó manifestaciones de estudiantes y médicos en contra de las preferencias y amiguismos en dichos actos de acceso al profesorado universitario, a pesar de que el propio Jiménez Díaz siempre reconoció que su preparación y experiencia no era aún suficiente para obtener una cátedra.

Sus planes entonces se desvían a proseguir su educación médica en el extranjero mediante una beca concedida por la Junta para la Ampliación de Estudios (institución encargada de promover la investigación y la educación científica en España en la primera parte del siglo XX) por lo que viaja al recién derrotado Imperio Alemán donde trabajó en Berlín con Leonor Michaelis (bioquímica), Friedrich Kraus (Clínica), Adolf Bickel (Medicina Experimental), Arthur Heffter (Farmacología),Otto Lubarsch (Anatomía Patológica), Adolf von Strümpell (Clínica), entre otros. Luego se trasladó a Fráncfort del Meno donde trabajó con Carl von Noorden. Se disponen de certificados acreditativos de Bickel y Heffter.



De retorno a España, oposita a una cátedra de Patología médica, que sólo por demasiado joven no había de alcanzar entonces; aunque lo lograría sin dificultad poco después, cuando sólo contaba 24 años de edad. Tras de regentar durante dos cursos la cátedra de Clínica médica de Sevilla, pasa en 1926, por nueva oposición, a la de Madrid, donde hasta su muerte había de ejercer un brillante magisterio que atraería tanto a alumnos como a numerosos profesionales de la Medicina.

Fundacion Jiménez Díaz.


Bien conocidas sus Lecciones de Patología médica (1934-52), Problemas de la Patología interna (1944 y 1953), El asma y procesos afines (1953) y El médico explorando a su enfermo (1954) y muchos de sus numerosos artículos científicos. Fundó asimismo la Revista Clínica Española, en 1940, que aún sigue editándose en la actualidad. En 1948 se inició la edición del Bulletin of the Institut for Medical Recherches.


Problemas médicos que ha estudiado especialmente Jiménez Díaz con sus colaboradores son los del «latirismo», las esteatorreas, el asma, el fenómeno de la inmunosupresión, la hipertensión y la patología renal. Su criterio médico supo unificar la visión anatomo-clínica de la ciencia germana con la fisiopatológica del ámbito anglosajón.



La constitución en 1962 de la Fundación Jiménez Díaz, la generosidad del fundador y de su esposa —fallecida poco después— y el plantel de eminentes colaboradores formados en su estilo clínico, científico y humano, (Eloy López García, José Perianes, Pedro Fernández del Vallado, Gregorio Rabago, José Rallo, Alfonso Merchante, Mariano Jiménez Casado, y muchos otros), garantizan la continuidad de la labor emprendida por esta figura señera de la Medicina española contemporánea.

A pesar de la grave afección sufrida en 1963, y del duro accidente de carretera acaecido dos años después, continuó Jiménez Díaz su labor incansable apoyado en sus muletas; murió súbitamente, mientras trabajaba en su propia Clínica, el 18 de mayo del año 1967.