<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Intimidación: No le restes importancia


La intimidación es cuando una persona o grupo intenta repetidamente lastimar a alguien que es más débil o que cree que es más débil. 

Algunas veces implica ataques directos, como golpes, insultos, provocaciones o burlas. Otras veces es indirecta, como difundir rumores o intentar que otros rechacen a alguien.

Con frecuencia las personas restan importancia a la intimidación entre los niños y la consideran como una parte normal del crecimiento. Pero la intimidación es dañina. 

Puede conducir a que los niños y los adolescentes se sientan tensos y asustados. Puede llevarlos a evitar ir a la escuela. 

En los casos más severos, los adolescentes intimidados pueden sentir la necesidad de tomar medidas drásticas o reaccionar con violencia. Otros llegan hasta pensar en el suicidio. 

Para algunos, los efectos de la intimidación duran toda la vida.