<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script> <!-- medicomoderno-noticias_sidebar_AdSense1_250x250_as --> <ins class="adsbygoogle" style="display:inline-block;width:250px;height:250px" data-ad-client="ca-pub-1356948933367655" data-ad-slot="9265805876"></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

¿Posición sexual peligrosa?


Científicos brasileños estudiaron los casos de fracturas de penes en los tres hospitales de la ciudad de Campinas.
De todas las personas que asistieron a los centros médicos pensando que padecían esa lesión, sólo en el 42% de los casos se trató de una fractura real. Y la posición sexual que más fracturas de ese tipo provocó fue aquella en que la mujer está arriba del hombre.
Dicha postura es la responsable de la mitad de todas las fracturas de pene que registraron los científicos, y lo explican en su documento —publicado en la revista científica Advances in Urology— diciendo que podría deberse a que la mujer deja todo el peso de su cuerpo sobre el aparato reproductor masculino, y no es capaz de remediar rápidamente un mal movimiento.
Además, cuando se penetra de forma peligrosa y se provoca una fractura, la mujer no siente el dolor.
Otras posiciones que causaron fracturas fueron aquellas en que la mujer se encuentra en con todas sus extremidades apoyadas en el suelo fueron las causantes del 29% de las lesiones.
Mientras que la postura que menos fracturas de pene causó fue la del hombre sobre la mujer, también conocida como “posición del misionero”.
De todas las personas que llegaron a recintos de salud pensando que habían fracturado su pene, el 28% sufrió el incidente practicando sexo heterosexual, el6% por “manipulación del pene”, el 4% durante sexo homosexual y el 4% no aclaro las circunstancias.
La mitad de los pacientes dijeron haber escuchado un ruido de quebradura al momento de sentir el dolor, y la mayoría acudió al hospital a las seis horas del hecho.